Biografía

De no ser por la música, Aldrey no hubiese nacido; literalmente. Su madre era corista de la banda del artista venezolano Guillermo Dávila, y su padre el pianista. Y por si fuera poco, una hermana de su madre la acompañaba en los coros, un tío materno se sentaba en la batería y un tío paterno se colgaba la guitarra. Así se conocen sus padres y así crece Aldrey: comiendo, bebiendo y respirando música desde el vientre materno.

Su niñez fue musicalizada todas las tardes por su padre, sentado frente a un viejo piano de pared que nunca estuvo del todo afinado. A los tres años de edad descubre su voz como instrumento musical, emitiendo una melodía inusualmente afinada para su edad, lo que lleva a uno de sus tíos a pronosticar que: "este niño como que va a ser cantante".

Tres coros de iglesia, dos bandas de rock y un orfeón universitario más tarde, sus padres, sabiendo muy bien lo dura que es la vida del músico, lo alientan a estudiar una carrera más "convencional" en la universidad, por lo que se decide a cursar estudios en ingeniería electrónica. Sin embargo, la música siempre estuvo allí, como una novia que lo esperaba cada noche para verse a escondidas, y le proporcionaba verdadera e indescriptible felicidad.

Paralelamente a su carrera universitaria, recibe ofertas para formar parte de varias agrupaciones musicales reconocidas, pero decide no dejarse limitar por una industria musical homogénea que se resiste al cambio y que teme asumir nuevos retos.

De esa necesidad de romper paradigmas y buscar un sonido propio, nace su carrera como solista. De la mano de un grupo pequeño pero ferozmente leal y creyente en su talento (mejor conocido como los "Aldreyers"), lanza en 2014 su primer sencillo promocional: "La Lista", que toma por asalto al mercado iberoamericano con un huracán de energía positiva. Cuidando cada detalle, desde las melodías imposibles de olvidar, hasta un concepto lírico original e innovador que atrapa y refresca a la vez, demuestra una madurez musical que, a pesar de su corta edad, es evidencia de cientos de canciones escritas que han ido quedando en el camino.

Este es Aldrey: un ganador de la lotería genética, defensor ferviente de los animalitos y amante de la buena comida en cantidades industriales, rápido para reír y lento para enfadarse, amigo fiel que no sabe de rencor, terco como una mula e inteligente como pocos.

Y tú, ¿qué esperas para unirte a nosotros? siempre hay espacio para un Aldreyer más.